Lunes 13 de noviembre de 2017, 09:33

El doctor Carlos Gutiérrez participó del 88º Congreso de Cirugía en Buenos Aires

El médico cirujano de nuestra ciudad, Carlos Gutiérrez, participó del 88º Congreso de Cirugía que se llevó a cabo en la Ciudad de Buenos Aires. En la oportunidad, el doctor dio una charla sobre la cirugía del abdomen abierto, sobre lo cual publicó un libro 2011, el primero en el mundo que recopiló información sobre este tipo de intervención.

Hoy ya está jubilado, hace unos pocos días que dejó de trabajar, y contó a La Verdad el recorrido profesional durante los últimos 40 años.

 

Historia del abdomen abierto

En 1984, en la ciudad de Bogotá (Colombia) ingresa al hospital una embarazada que fue atropellada por un automóvil, con un grave traumatismo abdominal. Cuando el cirujano la ingresa a quirófano observa que no había lesiones internas, pero las vísceras no podían ser colocadas en su lugar por la gran inflamación que presentaban. Entonces, en el procedimiento quirúrgico, se colocó una bolsa de nylon para sujetarlas y de esa manera se llevó a la paciente a la unidad de terapia intensiva. A las pocas horas, el director del hospital San Juan de Dios de Bogotá, citó al cirujano actuante y lo echó por haber cometido un acto de mala praxis. Pero la enferma, con sus viseras abdominales fuera de lugar y la bolsa puesta, seguía viva, y cada vez mejor. A la semana presentaba una buena evolución, motivo por el cual, el director, volvió a convocar al cirujano que había expulsado para que se haga cargo de la enferma y que explique que pasó.

El cirujano era el doctor Borraez, quien en ese momento cursaba el segundo año de residencia, y al dejar la cavidad abdominal abierta, salvó a la paciente que, de otra manera, se hubiera muerto. Al cabo de una semana, junto con el equipo de cirugía, la llevó al quirófano y le cerró la pared abdominal, con buena evolución y alta de la paciente a los pocos días.

En los meses siguientes, un equipo científico se ocupó de evaluar por qué en algunos casos las vísceras se inflamaban a tal punto que no podían ingresar en la cavidad abdominal. La conclusión fue que se trataba de un problema entre el contenido y continente del abdomen, es decir, había un aumento de presión dentro la cavidad que hacía imposible realizar un cierre, y si esto ocurría, los pacientes morían en el 100%. En el mundo hubo muchos trabajos sobre estos graves traumatismos que se fueron describiendo aisladamente.

 

Historia local

Interesado por el tema, el doctor Carlos Gutiérrez se puso a investigar y contó a La Verdad cómo fue todo ese proceso.

“En el año 1992, en el hospital, dejé abierta la cavidad abdominal por primera vez, usando procedimientos similares con resultados favorables. En ese entonces propuse esta técnica, la cual fue cuestionada y resistida por algunos colegas. Con el paso del tiempo, terminó siendo aceptada para tratar estos pacientes. A partir de entonces, durante más de 20 años, asistimos a estas graves patologías que requerían dejar el abdomen abierto y contenido. Hemos realizado una enorme experiencia con muchos pacientes que ingresaron tanto en el hospital como en clínicas privadas, que me llevó a publicar mi primer libro de cirugía llamado “Abdomen abierto y contenido”. Fue en el año 2011 y es el primer libro sobre este tema que se escribió en el mundo”, relató.

Luego, contó que “tengo una anécdota muy linda y es que en un congreso de cirugía, en Buenos Aires, me encuentro con el doctor Borraez, quien pone su mano en mi hombro y dice: “lo que es la vida, yo fui echado de un hospital por haber descubierto un método que luego sería revolucionario, y usted escribió un libro que yo nunca pude hacer”. Yo le agradecí y él me dijo que “ojalá sigamos salvando muchas más vidas”. Este libro fue presentado en el Circulo Médico de Junín, acompañado por las autoridades del mismo, del Colegio de Médicos, el intendente de la ciudad, en su momento, y varios de mis colegas, junto con mis residentes. Luego, fue difundido en varias provincias del país, en algunas clínicas privadas y en la Florida, Estados Unidos”.

“En varios hospitales provinciales este tema se estudia por este libro. Días pasados se realizó el Congreso Argentino de Cirugía, en el hotel Sheraton de Buenos Aires, y el tema principal elegido para el evento fue “Manejo del abdomen abierto”. Allí, el presidente del congreso, con una carta, me convocó para que de una conferencia sobre el tema y que aporte novedades y actualizaciones sobre el mismo. Así fue que expuse frente a varios colegas sobre cuestiones técnicas referidas a este tema, con gran repercusión en el auditorio”, puntualizó el cirujano.

 

La técnica

Carlos Gutiérrez detalló cómo es la técnica utilizada para esta cirugía y expresó que “se realiza la apertura de la cavidad abdominal con una incisión que recorre la línea media. Luego, las vísceras van a salir fuera de la cavidad y, para sujetarlas, se le coloca una malla que puede ser de nylon que es fuerte y transparente. A través de ella se puede mirar que es lo que está pasando con las vísceras y el resto de los órganos abdominales. Por eso se lo llama a  este método abdomen abierto y contenido. El cirujano, si cree conveniente, puede llevar todos los días al paciente al quirófano para lavar la cavidad. Si las lesiones están controladas, en 10 días tal vez se pueda volver a cerrar la cavidad. Para realizar este procedimiento, se necesita un equipo quirúrgico  entrenado y un servicio de terapia intensiva con las mismas características”.