Jueves 12 de octubre de 2017, 08:16

Desde Suteba aseguran que hay “temas pendientes” con el Gobierno provincial

La secretaria general de Suteba Junín, Francina Sierra, que se espera que para los últimos meses de este año los gremios docentes y los representantes del Ejecutivo provincial puedan sentarse a dialogar para acercar partes y así comenzar el ciclo lectivo 2018 “con normalidad” en marzo próximo.

En diálogo con LT 20 Radio Junín, Sierra advirtió que “esta es una medida positiva que responde al acuerdo paritario. Una de las cláusulas pautadas dice que en noviembre se tiene que reabrir la discusión salarial para fijar la pauta 2018”.

Tras asegurar que ningún docente espera que haya conflictos en marzo próximo, Sierra evaluó que “que nos juntemos ahora no garantiza nada, pero siempre es importante la convocatoria y que se respete lo firmado, vamos a empezar a andar un camino que es novedoso”.

Además, la dirigente local indicó que “la convocatoria todavía no se hizo formalmente, los sindicatos nos enteramos por los medios, creemos que se va a dar de todos modos. Hay una agenda que tiene que ver con lo salarial, que está pendiente y que tratamos que se tome en sucesivas reuniones”.

Sierra marcó seguidamente que quedan temas pendientes como la infraestructura escolar, los comedores escolares, la calidad educativa, la reforma de la escuela secundaria, la capacitación de los docentes y el desfinanciamiento de IOMA.

“Otro tema importante será saber qué será del IPS y qué hará el Gobierno provincial respecto de lo que ya está firmado, dentro de la Ley de Reparación Histórica firmada por la mayoría de los partidos políticos que disputan ahora las elecciones”, añadió la Secretaria General de Suteba Junín.

“Queremos saber qué hará el Gobierno provincial ante esta armonización de la que se habla, vamos a ver qué pasa con eso”, ahondó.

Sierra recalcó que “desde que se cerró la discusión salarial en el mes de julio, hasta este anuncio televisivo que hizo la Gobernadora, nunca tuvimos ningún llamado. Hay muchas declaraciones en los medios pero ninguna reunión en la que nos digan lo mismo de frente”.

Y cerró: “No nos oponemos a las reformas en educación, hay aspectos que han quedado obsoletos debido al avance de la sociedad de y de la tecnología. Pero nosotros no podemos quedar fuera de esto, no porque lo digamos soberbiamente, sino porque lo dicen las leyes. Es obligación de los gobiernos nacionales y provinciales convocarnos a paritarias para definir cuáles son las reformas o cuál es el rumbo que el sistema educativo en Argentina tiene que tomar”.