Martes 12 de septiembre de 2017, 07:49

Denuncian que un grupo de padres pide que se eche a un alumno con Asperger

Un grupo de madres de alumnos que concurren a una escuela primaria en Merlo, celebró vía whatsapp que un niño con Asperger dejara de concurrir al grado. Una captura de pantalla de la conversación se viralizó, causando indignación. Según parece, hay rumores de que en nuestra ciudad, en un colegio privado, estaría pasando lo mismo.

El Síndrome de Asperger es un trastorno del comportamiento que afecta la capacidad de socializar y comunicarse, y pertenece al espectro autista. Una persona que adquiere este diagnóstico es más sensible a las relaciones humanas y le es difícil comprender las normas de la sociedad, sobretodo a la hora de la interacción.

Sandra González, presidente de la Comunidad Asperger de Junín y mamá de un joven con el síndrome, manifestó que “no son personas agresivas pero tienen muchas veces reacciones, son conductas disruptivas, porque son molestados y víctimas del bullying. Tienen una capacidad de memoria impresionante, ante intereses restringidos. En la escuela, cuando se quieren comunicar con sus compañeros pero generalmente les hacen burla. Cuando leí lo que pasó con este niño en las noticias, me hizo acordar a algo acá en Junín. En nuestra ciudad, concretamente, un grupo de padres está esperando que se expulse a un niño de una escuela privada porque tiene Asperger, pidieron que el año que viene no se le renueve la matrícula. Estamos cansados de concientizar sobre esto, porque generalmente son actitudes de los grandes, los niños no discriminan, el problema está en las familias y lo estamos viviendo acá en Junín. Generalmente, este tipo de escuelas son muy cerradas y el personal docente no se capacita en estas cuestiones. Nuestros hijos son considerados raros y no hacen caso cuando predican el amor al prójimo”.

 

Los cambios. Consultada sobre qué comportamiento puede adoptar un niño que se lo saca de una escuela para mandarlo a otra, relató que “si el niño está muy hostigado y hay que sacarlo, hay que hacer un trabajo previo como llevarlo al nuevo colegio, mostrárselo, contarle lo que va a ocurrir. Ahora, si el chico no registra el maltrato, es más complicado y, en ese caso, hay que hablar con las maestras, la institución y hasta los padres de los compañeros, quizá, para explicar lo que pasa. Esto depende de cada niño”.